ESTO ES LO QUE PASA EN MÉXICO

Cuelguen a los “maestros”

Hay muchas guerras en México, millones si se cuenta la vida diaria de cada ciudadano, todas ellas supeditadas a una sola: la supervivencia. Una de ellas es la que libran los profesores disidentes en contra de la llamada reforma educativa promulgada por el presidente Enrique Peña Nieto, el campo de batalla es el estado de Oaxaca, uno de los más pobres del país. Sería perder tiempo el explicar qué es y qué pretende dicha enmienda, además ya se ha hablado mucho de ello; la verdad sea dicha: tal reforma no está enfocada en mejorar la educación, y los profesores, corrompidos desde su formación inicial, no son sino piratas, criminales que también roban del erario público, charlatanes, imbéciles que se autodenominan “maestros” e impelen a los demás a llamarlos así. Si esos bandidos reestructuraran el sistema los hechos que ahora acaecen no serían, ¿Quién educó a la clase política, a aquellos pillos que ahora envían a sus sicariatos, es decir, los distintos niveles de policía, para asesinarlos? El sistema educativo formó a ambos bandos de facinerosos.

Estos últimos días, a partir de que la Policía Federal arrestó a los líderes de la Sección 22 de la CNTE, la pandilla de profesores ha violentado el orden público en reclamo, además de la criminal enmienda, de la liberación de sus cabecillas. Desde entonces  el estado es un caos, el gobierno acusa a los profesores, sectores de la población están de su parte, otros los rechazan, pues bloquean caminos, cometen pillaje en centros comerciales, vandalizan, y, sobre todo, han privado del derecho a la educación a miles de niños, las escuelas están cerradas. Los diarios, comprados, vendidos, dicen algunos, sólo informan desde el punto de vista de las autoridades, minimizan los hechos, los omiten, tergiversan, en fin, cientos de acciones réprobas.

Internet ofrece otras versiones, demás realidades. Las redes sociales, como todos lo saben, han venido a fungir como ese gran hermano que todo lo observa. Estamos vigilados todo el tiempo, basta un teléfono inteligente para grabar los hechos. Incluso los mismos medios de comunicación se nutren bastante del internet, es allí donde se es libre, una libertad que no se puede tocar. A través de Facebook y Twitter (las redes más populares) se viraliza información gráfica de lo que acontece en Oaxaca; hay cientos de videos desde que iniciaron los enfrentamientos entre docentes y policías, son terribles. Las grabaciones son denuncias de las violaciones que hacen cuerpos de seguridad: balaceras, bombardeos, represión; no sólo eso, también muestran las evidencias: helicópteros policiales disparan desde las alturas sobre vialidades transitadas, sobre conjuntos habitacionales, granadas sobre el suelo, cartuchos, gas. Todos se victimizan, algunos, mientras graban, lloran indignados. Basta echar una mirada a Facebook, allí, compartidos por miles, están los videos.

No, esto no es lo atroz. El hombre, miserable en su naturaleza, egoísta hasta la náusea, no es capaz de advertir el daño que hace a los únicos seres inocentes de esta imbécil situación: los animales.

En una página de Facebook llamada The Humane Ligue – Latinoamérica hallé esto:

Captura de pantalla 2016-06-20 05.19.34

 

Que mueran niños, mujeres embarazadas, ancianos, qué importa, son insignificantes, son desleales, mentirosos, rapaces. Que mueran, el mundo no pierde nada, el milagro es su fallecimiento, pero no los animales, los únicos seres puros de la creación, no ellos, los más desgraciados del mundo por culpa del hombre. Los comentarios hablan por sí solos, el coraje de la gente es furente. Es difícil, si no que imposible no sentir pena por estos hechos; este es el verdadero reclamo de justicia que se debe pelear: el asesinato inútil de los inocentes, de los desvalidos ¿Quiénes se creen esos malvados para hacer eso? Debieron ser sepultados al nacer, asfixiar a la hembra que los parió y azotar al producto asqueroso contra el suelo apenas abriera los ojos, acabar con un humano es promover la regeneración del planeta, humanos como estos, despiadados, imbéciles, terribles. En un video los rebeldes son acorralados en un inmueble por la policía, la mujer que habla y graba, llora; sin embargo tiene pies, manos, inteligencia, voz para poder escapar, y aun así sintió pavor, ¿Qué habrán padecido aquellas inocentes seres enjaulados? Esos bastardos, maestros, sea, pero maestros carniceros. Merecen sufrir, toda su sangre, todas las generaciones. Se alegra mi corazón el saber de sus muertes; un profesor menos, un villano menos. Bendito sea el cielo.

Anuncios
Estándar
RELATOS

Adiós estorninos

alambra

Antes de la guerra contemplaba el vuelo de los estorninos…

Un día un grupo de aviones arrojó bombas… el firmamento se incendió, nunca más volvió a amanecer.

Las nubes ardían, cenizas y brazas ascendían, ya no habían casas, sino escombros. Cuando observábamos desde el sótano, mudos todos, con el lamento ahogado en la garganta mientras afuera corrían, gritaban, lloraban, morían, me liberé de los brazos de mi padre, gané la calle y emprendí la carrera. Sentí mucho miedo, sólo quería escapar, tenía tanto pavor que aun arropado por mi familia temía por nuestras vidas.

Mis padres corrieron tras de mí, luego escuché sus voces suplicantes: “No nos mate”. Voltee. Un hombre con un rifle les disparó cientos de balas delante de todos. Con las primeras detonaciones murieron; sin embargo, él masacró los cadáveres. Horrorizado con aquella imagen apuré la carrera, llegué hasta la escuela… ya no había tal, mis ojos estaban inyectados de sangre, me dolían, ardían, incluso pensé en arrancarlos, sólo así ya no vería la guerra, ya no habría dolor.

Corrí a la casa de mi amigo… la misma escena. No había sino fuego. Entonces me desmayé.

Desperté por el súbito golpe de las furentes olas del mar; una mujer me abrazaba, lloraba, mientras otros tantos desconocidos gritaban y rezaban. Una ingente ola destrozó el diminuto bote…

Desperté en un dormitorio con cientos de camastros, todos allí lloraban, muy pocos comprenden; el dolor es el único lenguaje que concibo. No tengo nada sino a mí mismo.  

estorninos

Estándar
Miseria humana

CÓMPLICES

2013_01_29_83_facebookthu.3e132

En Facebook circulan muchas porquerías, pero hoy vi un video repugnante, infame e imbécil en uno de tantos grupos preocupados por los animales, lo cual es eso, sólo preocupación desmotivada por las redes sociales, en este caso la susodicha.

El video muestra cómo un hombre, al parecer por su vestimenta y su asqueroso rostro se diría un marica, cruza una calle con tránsito detenido, pero lo que causa indignación es que en ambas manos lleva del cuello, suspendidos, ahorcados, a dos perros chihuahua, y atraviesa como si fuera normal, sin vergüenza, con desfachatez. A penas vi eso monté en cólera, mi corazón se aceleró, cerré mis puños muy fuerte y maldecí la matriz que produjo a ese miserable, así como a toda su nauseabunda sangre, su cofradía.

MARICA

El susodicho marica 

 

Continué mirando, y así como yo, las personas que pasaban alrededor suyo, incluido el autor del video que sólo grita como tonto, no hacían sino ver la escena, insultarlo, luego varios lo persiguen, un hombre lo encara, lo golpea un par de veces, otros más lo rodean y golpean muy suave, ni siquiera hay sangre de ese desgraciado, llaman a la policía, varias personas acuden, piden que suelte a los perros y entonces se termina el video. La descripción del mismo es la siguiente:

 

CHAPINERO – BOGOTA – COLOMBIA

LLEVA EN EL AIRE A DOS PEQUEÑOS PERRITOS

ALGUIEN LO TIENE QUE CONOCER!! LOS PERRITOS SIGUEN CON EL, TIENEN QUE SACARSELOS ESO ES MALTRATO Y DICHO POR GENTE QUE LO CONOCE LOS PERRITOS LES TIENEN MIENDO A TIPO MAXIMA DIFUSION BIEN POR LA GENTE QUE SE METIO PERO NO FUE SUFICIENTE PARA QUE LE SAQUEN LOS PERRITOS. TODO EL MUNDO TIENE QUE VER BIEN LA CARA DE ESTE TIPO DICEN QUE VIVE EN EL EDIFICIO DE LA CALLE 61 CON CRA9 DE COLOR BLANCOCaptura de pantalla 2016-06-16 04.01.07

 

 

Facebook no es nada nuevo, ya lo decía el rey Salomón: “nada hay nuevo bajo el Sol”, esta plataforma es lo mismo que un periódico o cualquier medio de comunicación, no cambian nada, no transforman nada, sólo informan ¿informar para qué? Cuántos grupos hay en defensa de cualquier propósito. No. Facebook es una plataforma que promueve el morbo, la violencia, la repugnancia, es un medio por el cual el hombre se comunica, y no hay otra dialéctica que el desprecio o la enajenación imbécil.Captura de pantalla 2016-06-16 04.49.04

Los comentarios son lo mismo: recursos idiotas, fútiles.

¿Qué hay que hacer cuando encontremos a miserables como este parásito? Fácil: golpearlo sin aviso, causarle dolor, arrancarle los ojos. Un motociclista en el video sólo lo sujeta, bien pudo golpearlo con el casco, otro porta una cadena, apenas la toca. Todo son cómplices de ese malnacido que seguro es un marica (bendito sea Dios por el divino asesinato  hace días de esos seres repugnantes). Nada fue suficiente. Hay que causar dolor, mucho dolor y exhibirlo como él hace, ¿para qué grabar? Dolor, dolor, dolor hasta hacer brotar la sangre ajena. Oh, cuán hermoso es contemplar la sangre del enemigo manchar el suelo bajo nuestros pies. Constituye uno de los más deliciosos placeres. Así habría que hacer a estos entes, no asesinarlos, sino mutilarlos, humillarlos tanto que sientan vergüenza de ellos mismos, que al mirarse al espejo no se reconozcan y se detesten.

Sí, gozar la miseria del otro, jamás de un animal. El hombre merece lo peor porque no vale nada. Dolor. Causar dolor hasta que sólo queden despojos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Estándar
Miseria humana

Tristesa por la muerte de un asesino

El asesino ha muerto 204473-f6a91e787712b6622_pf-2646101114-tlax-1-c-702x468

 

El día de ayer 2 de junio de 2016 falleció Rodolfo Rodríguez El Pana a las 18:45 horas. El Diestro de Apizaco murió a causa de un paro cardiaco. Treinta y un días vivió luego de quedar tetrapléjico gracias a un gran toro que el pasado 1 de mayo humilló y cobró venganza por aquellas muertes sin sentido de aquel asesino serial hoy fenecido.

Muchos lloran su muerte, yo también. El Pana, según fuentes cercanas a él, pedía a los médicos que lo dejaran morir, agonizó desde aquel heroico día. Al enterarme de su situación brinque de alegría, por fin tenía su merecido. Yo recé por él para que viviera 100 años más en la miseria de cuerpo que había resultado. Era justicia divina. Pero algo falló y tuvo que morir, no sufrió suficiente, ¿quién le cortará las orejas o el rabo como el hizo miles de veces?.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mientras los diarios le dedican planas, especiales e ilustraciones acerca de su vida y trayectoria de asesino serial, yo le dedico con todas mis fuerzas el poema al dolor de Job.

 

3:3 Perezca el día en que naciste, 
Y la noche en que se dijo: Varón es concebido. 
3:4 Sea aquel día sombrío, 
Y no cuide de él Dios desde arriba, 
Ni claridad sobre él resplandezca. 
3:5 Aféenlo tinieblas y sombra de muerte; 
Repose sobre él nublado 
Que lo haga horrible como día caliginoso. 
3:6 Ocupe aquella noche la oscuridad; 
No sea contada entre los días del año, 
Ni venga en el número de los meses. 
3:7 ¡Oh, que fuera aquella noche solitaria, 
Que no viniera canción alguna en ella! 
3:8 Maldíganla los que maldicen el día, 
Los que se aprestan para despertar a Leviatán. 
3:9 Oscurézcanse las estrellas de su alba; 
Espere la luz, y no venga, 
Ni vea los párpados de la mañana; 
3:10 Por cuanto no cerró las puertas del vientre donde estabas, 
Ni escondió de tus ojos la miseria. 
3:11 ¿Por qué no moriste en la matriz, 
O expiraste al salir del vientre? 
3:12 ¿Por qué te recibieron las rodillas? 
¿Y a qué los pechos para tú mamases? 
3:13 Pues ahora estás muerto

3:16 ¿Por qué no fuiste escondido como abortivo, 
Como los pequeñitos que nunca vieron la luz?

3:17 Allí los impíos dejan de perturbar, 
Y allí descansan los de agotadas fuerzas. 
3:18 Allí también reposan los cautivos (…) 

Job

Estándar
Miseria humana

Jaime Oaxaca o el odio a los toros

“Es imposible echar una ojeada a cualquier periódico, no importa de qué día, mes o año, y no encontrar en cada línea las huellas más terribles de la perversidad humana… Todos los periódicos, de la primera a la última línea, no son más que una sarta de horrores. Guerras, crímenes, hurtos, lascivias, torturas; los hechos malévolos de los príncipes, de las naciones, de los individuos: una orgía de la atrocidad universal. Y con ese aperitivo repugnante el hombre civilizado riega su comida matutina”

Charles Baudelaire

estilo poblano, pero oaxaca

Acostumbro leer el periódico, incluso estoy suscrito a un par de ellos; asimismo, me detengo delante de las casetas y reviso las diversas portadas de los medios impresos, muchas veces compro un diario al azar, el que sea, sólo para descubrir su vena periodística. Fue así como hallé una redacción imbécil acerca del asesinato de toros, una acción catalogada como deporte y por ende publicada en dicha sección de los rotativos.

¿Quién es ese que escribe con vehemencia imbécil?, por su estilo tan despiadado se diría que odia a los toros y disfruta verlos sufrir muy lento en un circo que él llama la “fiesta brava”, lo cual es eso, un showman, un bufón asesino, miserable y triste, a quien un montón de degenerados aplauden por la sangre que derrama y brincan como orates al ver que aquel payaso es golpeado por el espléndido animal; el arte ahí es la bestia y no aquel cobarde vestido como un tonto que realiza movimientos idiotas.

297196_cornada

Mueran los toreros.

Pero ¿qué es deporte? ¿Por qué la fatídica fiesta brava está incluida como uno más de tantos? Para los romanos la palabra deporte tenía varios significados. Tácito, en Anales 2,6, habla de deportare lauream, la cual era una ceremonia triunfal que se realizaba a los oficiales romanos, donde llevaban (deportare) una corona de laurel (lauream) y la ofrecían a Júpiter. Cicerón, en su discurso contra Verres (2,2, 149) menciona deportare en el sentido de transportar cuando exige que le traigan las tablas (tabulas deportare liceret).

Asimismo, deporte viene del verbo latino deportare, deportar, lo cual remite a la expulsión de alguien de cierto lugar o país. Dicha palabra (deportare) está compuesta del prefijo de-, que indica dirección: arriba, abajo, alejamiento, privación; el verbo portare: llevar, el cual originó palabras como reportero y soportar. Ello refiere la idea de que deportare es llevar algo lejos, sacarlo o bajarlo. Entonces, la idea original de deportare no estaba restringida al destierro, sino que contenía en ella el alejamiento, y fue así como surgió el concepto semántico de salir al campo, distraer la mente, respirar aire fresco, y, por último: hacer ejercicio.

De este último sentido se han aprovechado insulsas actividades para asaltar un espacio entre las líneas que ocupa esta palabra en el diccionario; hay muchas, demasiadas, y cada día el número aumenta, pero de esas, ninguna tan repugnante e ignominiosa como la tauromaquia, es decir, el asesinato de un inocente. El deporte es sinónimo de competencia, y para ello se debe tener las mismas condiciones. No, el coso es el cadalso, un repugnante circo romano, decadente, pues se ha pervertido en el asesinato inútil de una bestia magnifica.

tauromaquia

Ignominia, vergüenza.

El 3 de mayo de 2016 encontré una nota estúpida acerca de una corrida de toros en el miserable rastro llamado El Relicario (el cual ya no existe), firmada por un tal Jaime Oaxaca. ¿Qué era lo que decía la nota? Era acerca de la celebración del Día del Niño. No era sino demagogia taurina, exaltación del crimen, eso no es periodismo, a pesar de que en diversas páginas web llamen periodista a este tipo, no es información, sino conjeturas e intentos inútiles de apuntalar la masacre que constituye lo que él llama La fiesta brava. En su discurso pide a la niñez acudir a presenciar el asesinato cruel, lento y burdo de un toro.

Entre tantas estupideces que menciona tomo un párrafo que a la letra dice así:

“Los papás que llevaron sus hijos a la plaza extremaron estar convencidos que sus retoños no se van a convertir en malas personas cuando crezcan, al menos no por causa de la tauromaquia”

Cómo pueden presenciar esos niños aquel espectáculo de muerte, son cómplices del asesinato, y, sin embargo ríen, están alegres de ver brotar la sangre inocente del toro, asfixiarse con ella, agotarse, ser exhibido como nada, algo sin valor, y luego de todo aquella orgia de emociones repulsivas acaece la muerte, una muerte sin sentido, inútil, y entonces celebran al asesino. Ellos, los espectadores, no son personas, sino delincuentes, ¿cómo regocijarse en un hecho tan infame? Son seres corrompidos, asquerosos.

Es un acto ruin, sin embargo no está prohibido ni tiene restricción como la pornografía o las películas clasificación C, como el tabaco, el alcohol, entre otras drogas. No, contemplar el asesinato, dice el necio, es educativo. Pero poner atención a los diarios, donde muestran cadáveres, y muchos de los rotativos difuminan los cuerpos lacerados, sangrantes, descompuestos, es decir: ocultan el rostro de la muerte. No así las plazas taurinas. Más les valdría arrancarse los ojos después de contemplar tan detestable cobardía de aquellos pillos vestidos como idiotas. torero2

No sólo ensalza el asesinato, sino que desdeña a los toros, se diría que los detesta, pues en varias de sus entregas de su columna titulada Bregando (en espacios deportivos), señala a las bestias, las denigra, como si fueran ellos quienes por iniciativa propia viajaran hasta allí para batirse con un cobarde.

“(…) Eso de toros, es por decirles de alguna forma, para generalizar; es cierto que la media docena de animales que salieron por la llamada puerto de los sustos eran de raza bovina, machos, cornúpetas pero, lo que taurinamente se conoce como toro, la verdad no. Por lo menos no todos tenían esa apariencia. Fueron 3,086 kilos de carne, que al único que hicieron feliz fue al carnicero.

Es que no todo el asunto es de kilos; tres de los lidiados fueron muy chicos, sin trapío, los otros daban el gatazo; sin embargo, la cornamenta es parte del trapío y había dos reses que causaban vergüenza, los cuernos parecían de toro de desecho, para un festival, no para corrida en La México.”

SONY DSC

Obra de arte

“Toro de desecho”, dice el bruto, él no es sino un viejo, qué aporta a la sociedad sino groserías, para mí no es un hombre ni es desecho, no es nada. Y lo anterior tan sólo es un ejemplo de su discurso de siempre. ¿Pero entonces para qué quiere toros con trapío? Para verlos morir. No ama a los toros, los detesta. ¿Sería posible que alguien prendiera fuego a una obra de arte, a un libro, a una imagen religiosa? Sólo un tonto lo haría, y él quiere ver en los ruedos a excelsos animales para complacerse en su carnicería. ¿Cómo es posible que existan seres tan miserables?

Por desgracia hay más, aquí no concluye, ni será el fin de su discurso. Vuelvo a citar de la misma nota, de quien se dice ser periodista y no tiene la rigurosidad del dato, sino de su zafiedad.

“Muchos de esos padres que hoy llevan a sus hijos, fueron de la mano de sus propios progenitores, sólo cumplen con una ley de vida”.

¿Cuál es esa ley? Tal cosa no existe.cartel-antitaurino

Estándar