Uncategorized

PORNOGRAFÍA PARA LEER

 libros-aure2_638-620x400 Chamaco de Porra

Hace algunos años, cuando realizaba mis prácticas docentes en una escuela secundaria, me encontré con que mis alumnos no gustaban de la lectura. Cuando pregunté qué leían, muchos me respondieron con nombre de revistas de modas y test, de tendencias juveniles con temas vampíricos, entre otros. Incluso, uno de ellos me respondió que leía revistas pornográficas, pero un segundo más tarde dijo: “Estoy equivocado, la pornografía no se lee, se ve”. Todos rieron, pero apenas terminaron de sonreír, les eché abajo el chistecito con un breve repaso de pornografía que sí se lee: la literatura pornográfica.

libros.252.IMAGEN1   La pornografía es tan antigua como la humanidad, porque obviamente es relativa al sexo. En la antigua Roma las paredes de las casas mostraban frisos eróticos con escenas orgiásticas. En Pompeya, para ubicar los lupanares, los frisos eróticos estaban dibujados en los muros exteriores, y en las calles, imágenes de falos a manera de flechas, indicaban donde se encontraba en siguiente prostíbulo. Al interior de éstos últimos, en la parte superior de sus muros, una serie de posiciones sexuales, a manera de muestrario, daba cuenta de lo que el cliente podía consumir. Así, la pornografía existió en un principio a manera de imágenes visuales, y progresó en imaginario y géneros tan variados que se dirían propios de un degenerado. Géneros como gangbang, scat, bdsm, y un largo etcétera, hasta escenas orgiásticas, parodias XXX de cine y televisión, y todo tipo de fantasías, vestuarios y disfraces para cada ocasión, sin olvidar el lenguaje preciso, que por las repetidas formas de su expresión, salvando las múltiples variantes y la intensidad de su pronunciación, se diría universal.

Por lo general se califica a la pornografía de inmoral y obscena, y estos adjetivos se extienden a sus consumidores, también calificándolos de pervertidos y degenerados. La literatura trasforma todo eso. El arte, no sabe de moral; el arte, es amoral. Es allí donde todo se purifica y se expresa con suma belleza, es allí, en los mirajes del arte, donde el peor de los crímenes se vuelve bello (cómo olvidar esos antiguos dioses griegos, hindús, donde, transfigurados en bestias abusaban y violaban doncellas). Así también la pornografía, mejor conocida en el mundo literario como literatura erótica. Ya desde el antiguo Egipto existían tratados acerca del sexo, muchos de ellos eran meras recopilaciones de posturas sexuales como el “papiro de Turín”. Y si hablamos de posturas sexuales como olvidar el prestigiado Kama Sutra.

Y si de hablar de posturas sexuales se trata, Pietro Aretino sabe hablar muy bien; mejor dicho, sabe rimar muy bien. Inspirado en las pinturas de Giulio Romano compuso sus “Sonetos Lujuriosos”, que no son sino posturas y picardías amorosas, que muchas veces por el contenido, son también cómicas. Algunos de esos sonetos son conversaciones entre un hombre y una mujer donde lo único especial que tiene la vida, dicen ellos; es el sexo. “Para ello se ha nacido”.

Asimismo, recuerdo a un profesor de la universidad que decía tener un amigo quien leía al Marqués de Sade, con una sola mano. Así es, ya se imaginarán dónde estaba la otra. Y  una amiga, después de leer unas breves páginas de las 120 jornadas de Sodoma, me dijo que ese género de literatura es para estómagos duros. Por supuesto ella no concluyó de leer el libro.

Ahora bien, muchos podrían decir que la pornografía es hecha por hombres; y en parte llevan la razón. Pero son las mujeres las principales generadoras de esta industria, sus motores. ¿Acaso no son ellas la principal motivación de los filmes XXX, de revistas y de sesiones fotográficas? Así pues, también de la literatura. Ellas son quienes en realidad recrean las fantasías e, incluso, las piensan primero que él hombre.

lolitaHoy en día, las novelas eróticas que se publican son escritas por mujeres, pocos son los hombres que escriben literatura erótica; cómo olvidar a David H Lawrence y “El Amante de Lady Chatterley”, con todos aquellos encuentros sexuales en el bosque con descripciones sutiles, mientras el esposo, parapléjico, descansaba en su mansión. Quién no ha leído o por lo menos visto el filme de Lolita, de Vladimir Nabokov, donde Humbert, un cuarentón, se enamora de una niña de 12 años, por lo cual contrae matrimonio con la esposa de la pequeña con el único propósito de estar cerca de ella. Leopoldo Azancot en su libro Los Amores prohibidos, relata una pasión de un hombre perseguido por cuestiones políticas y una prostituta que le muestra todo lo que ha aprendido en dicho oficio. Imposible no hablar de Georges Bataille y su Historia del ojo, libro breve pero contundente. Aquí, Simone, la protagonista,  representa el pecado hecho carne, pues cada una de sus actos trasgrede la moral y el comportamiento sexual propios de un pervertido; diríase un catálogo o una suerte de enciclopedia al cual han acudido los pornógrafos a lo largo de la historia, y por supuesto, lo seguirán haciendo.

Hecho este repaso, es turno de las mujeres. Como se pretende evidenciar el papel principal de la mujer en la literatura erótica, tanto como autora como imagen principal, pasemos a los hechos:

Historia de O, de Pauline Réage; una historia más de clubes sexuales, los cuales, recordemos, se remontan a las novelas de Marqués de Sade. Una historia donde las humillaciones son uno de los temas principales. Se ha dicho que nadie que tenga a un ser querido debería de leer esta novela, y creo que eso describe todo su contenido.

Emmanuelle Arsan y su novela Emmanuelle, se puede resumir así: hacer el amor todo el tiempo y con quien se desee; y, un hombre maduro que le mostrará cómo hacer realidad todas sus fantasías. Esta novela tiene adaptaciones cinematográficas desde 1974, lo cual supuso la introducción del sexo explícito. El filme tiene más de 20 secuelas.

Uno de mis favoritos: Delta de Venus, de Anaïs Nin. Se trata de un libro de cuentos eróticos; parte del prólogo dice así:

“El sexo debe mezclarse con lágrimas, risas, palabras, promesas, escenas, celos, envidia, todas las variedades del miedo, viajes al extranjero, caras nuevas, novelas, relatos, sueños, fantasías, música, danza, opio y vino.”

Y, asimismo es así que es el contenido de los relatos.

Podríamos seguir nombrando libros de este género: Nueve semanas y media, de Elizabeth McNeill, El amante, de Las pinturas de Pino Daeni - Www_10Pixeles_Com (4)Marguerite Duras, Las edades de Lulú, de Almudena Grandes, Zonas húmedas, de Charlotte Roche, El club erótico de los martes, de Lisa Beth Kovetz, Sexpedida de soltera, de Pandora Rebato, Taxi a París, de Ruth Gogoll; incluso libros como 100 secretos de una dama de compañía, de Vanessa de Oliveira, a manera de instrucciones o tips sobre cómo hacer el papel de una buena mujer en la cama. En fin, hay muchos nombres por nombrar. Pero la objetivo puntual de este texto es demostrar que la mujer representa la imagen capital en la literatura erótica, ya como autora, ya como protagonista. El hombre esta desprovisto de toda imaginación sexual o bien es mínima, pues la mujer ocupa el centro de la fantasía, es la mujer y siempre ella quien brinda el modelo genitivo de toda perversión, es en ella donde reside la idea de la creación, la vida y la muerte.

Obras como 50 sombras de Grey, de E L James, que ha vendido millones de libros la cual fue adaptada a la pantalla grande, no debe su éxito a un género nuevo, ni mucho menos, ni la reinvención de ello; no hay nada nuevo en el libro, se trata de mera publicidad. No demerito el valor de tal texto ni de su autora, sino que expreso un comentario. Así, tras el éxito de 50 sombras, varios autores han aprovechado la oportunidad del boom de este género y han escrito miles de páginas con la misma temática, incluso, muchas veces, con el mismo estilo.

La versatilidad es algo que cuenta y que distingue; la experiencia es valiosísima, y la autora de la recién novela publicada:Pino-Painting-011 La sociedad Juliette, lo sabe muy bien. Antes de conocerla como escritora, se le conocía como Dj, actriz de series de televisión y cine, activista de PETA y miembro de Reading Across America, que fomenta la lectura entre los niños de Norteamérica, pero, a ella se le conoce en particular como actriz porno. Estoy hablando de la exactriz del cine para adultos Sasha Grey. Las críticas de su libro no se han hecho esperar, tanto buenas como malas, lo cual significa mucha publicidad y por supuesto, ventas. Muchos la comparan con el Marqués de Sade y al mismo tiempo la cusan de imitar el filme Eyes wide shut. En fin, podría decirse que esta autora les lleva ventaja a las demás en cuanto experiencia, pero, eso no es definitorio. Su novela se parece demasiado a la de E L James. Así dice la sinopsis:

“Catherine, una joven estudiante de cine con una gran inquietud sexual,  descubre la existencia de un club selecto y misterioso, lugar de encuentro  para personas poderosas que anhelan explorar el lado más oscuro de sus  fantasías sexuales. Pero aunque estas nuevas experiencias, que Catherine jamás había soñado  en llevar a cabo, hacen que alcance momentos de intenso placer, también amenazan con destruir todo lo que es importante para ella”.

Sí, las mujeres aventajan en pasión, erotismo y perversión a los hombres. Ellas son la idea primigenia del sexo y son ellas quienes escriben para nosotros. Ellas controlan el mundo sin decir una palabra, porque ya lo han escrito. Y al pensar esto me pregunto ¿qué habrá sido primero, el hombre o la mujer? ¿Quién habrá escrito la primera palabra que da comienzo a la creación?56860-822-510

http://www.safecreative.org/work/1506114307350-pornografia-para-leer

Anuncios
Estándar

One thought on “PORNOGRAFÍA PARA LEER

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s